87barrios

El libro del confinamiento de Patraix

Pedro R. Arias, València

No hay nada mejor que recurrir al arte de Shakespeare para representar lo que sentimos en un momento concreto de nuestra vida. Transmitir a partir de meras hojas la soledad, el miedo o la incertidumbre vividos tras el decreto del estado de alarma fue la idea que tuvo la Associació de Veïns de Patraix, materializado hoy en “Patraix, historias del confinamiento”. Un libro hecho a partir de relatos y fotografías de vecinos y vecinas del popular barrio valenciano elaborados durante la primavera y verano del atípico 2020. 

Toni Plá, presidente de la Asociación Vecinal, cuenta que la iniciativa surgió a partir de dos concursos, uno de relatos y otro de fotografías, que convocaron al verse obligados a reinventar sus actividades tras el cierre de la entidad debido al confinamiento. “La verdad es que nuestra intención inicial fue mover a la gente del barrio y ver cómo reaccionaba. Y bueno, nos sorprendió la participación que hubo y la capacidad que tuvo la gente de articularse a través de las redes”, explica. 

Ambos concursos tenían como objetivo impulsar la imaginación y talento del vecindario a través de la imagen y la palabra para mostrar cómo era su día a día durante el confinamiento. La propuesta fue gratamente recibida por decenas de patraixeros y patraixeras que enviaron a la Asociación sus obras impregnadas con sus vivencias durante los primeros meses de pandemia. 

A lo largo de las más de cincuenta páginas que componen este libro se pueden encontrar fotografías que reflejan todas aquellas situaciones que hoy parecen lejanas, pero que entonces supusieron un vuelco tremendo a las rutinas de todos y todas. Desde los comercios cerrados, sus calles y lugares emblemáticos vacíos, como su querida plaza, los aplausos de las ochos de la tarde, la entrega de alimentos a personas mayores… Una muestra fotográfica que permitirá grabar en la memoria del barrio la lucha, la resistencia y la superación de los días más duros del coronavirus en el barrio valenciano

La portada del libro fue ilustrada con el primer clasificado en el concurso de fotografía, Juan Jiménez, un selfie junto a sus padres confinados en la casa familiar. Ambos certámenes tenían un planteamiento solidario, ya que los 400 euros del premio se destinaron a entidades sociales que dedicaron sus esfuerzos a paliar los efectos que la pandemia dejó por su paso en la ciudad, concretamente a la Casa de la Caridad y a Cáritas Parroquial de Patraix.  

Fotos del libro / Fuente: AVV Patraix

En cuanto a los relatos, los vecinos y vecinas que fueron galardonados y que tuvieron el honor de formar parte del libro fueron: Laura Guzmán por “Adiós, Vicky”, Alessio Gemini por “El valor del tiempo”, Andreu Blai por “Estimados vecinos”, Teresa Vicente por “Diario de campo, 26 de abril de 2020”, Magdalena Nieto por “Caminar”, Alejandro Martín por “La primavera marchita”, Pilar Ricart por “Pisando hojas caídas”, Pau Blanch por “Quiero aprender y no olvidar” y Ana María Canet por “El ángel de la habitación de al lado”

Los relatos premiados emanan el miedo, la esperanza, las ilusiones o las inquietudes que en esos días asaltaban. Es el caso del relato de Azucena Tejado, una de las autoras premiadas, decidió escribir una historia sobre tres ancianas de Patraix, Regina, Francisca y Adriana, encerradas en la soledad de sus cuatro paredes y con los recursos que se puede tener cuando se es mayor, poniéndose en la piel de aquellas personas que no tienen los medios necesarios para llevar una vida digna. “La pandemia, a pesar de las cosas negativas, nos ha dado un aire de libertad para valorar lo que tenemos, lo importante que es poder salir, poder hablar, poder sonreír, poder mirar cómo juegan los niños y las niñas en la plaza, cómo hacían los personajes que he creado en la historia”, nos explica Tejado. 

Tanto las obras literarias como las ilustraciones que aparecen en el libro fueron seleccionadas por un jurado, compuesto por representantes del propio barrio, personas que dedicaron su tiempo a leer los más de 100 relatos y fotografías recibidos. “Creo que lo que pudimos conseguir con todo esto fue que durante el tiempo que duró el confinamiento nuestro vecindario no estuviera pensado en las cosas duras que acontecían y que pudieran tener la posibilidad de explayar su imaginación”, afirma Carlos de la Dueña, miembro del jurado y de la Junta Directiva de la Asociación. 

Pilar Bernabé, presidenta de la Junta Municipal de Patraix, señaló en sus redes sociales que en los relatos se puede ver cómo su vecindario «ha querido mostrar lo que había dentro de sí mismos, abriéndose totalmente en canal durante estos complicados momentos». “Este libro hace sentirte más de Patraix, más consciente de que nuestros vecinos y vecinas comparten mucho más que una calle. Comparten vivencias, corazón y sobre todo esta ciudad y barrio”.

En definitiva, Patraix, historias del confinamiento” es un verdadero testimonio gráfico que ha sabido conservar una parte de la memoria colectiva del barrio valenciano en un año muy difícil para todos y todas, pero también especial por su 150 aniversario de la anexión a la ciudad de València. Y que con el tiempo permitirá recordar a las futuras generaciones esas semanas incertidumbre, convirtiéndose así en “un homenaje de la Asociación Vecinal a quienes han perdido a algún allegado o han sufrido el azote de esta pandemia”.

Si estás interesado en adquirir el libro puedes acercarte a la Asociación en la Plaça de Patraix, 13 bajo-izquierda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *